‘El Albaicín. Inspiración de pintores’ es el título del libro coordinado por Francisco Jiménez Rodríguez para el Ayuntamiento de Granada (Fundación Albayzín) en 2004. En esta iniciativa también participó el grupo de Cultura de la Asociación de Vecinos del Bajo Albayzín. Su objetivo era que una publicación recogiese algunas de las obras pictóricas que en el transcurso de los tiempos se hubieran pintado en el barrio por pintores locales o foráneos desde el siglo XVII hasta la actualidad.

Escribía Jiménez Rodríguez en el prólogo: «El Albaicín ha sido desde siempre escenario elegido por multitud de artistas para plasmarlo en sus lienzos y dibujos. Por ello, Granada fue y sigue siendo punto obligado para cualquier paisajista que se precie».

Fue en el XIX cuando los pintores románticos ingleses se lanzan a viajar a la España meridional, siendo Granada lugar obligado de peregrinación para casi todos ellos».

(…) Para los españoles la ciudad de la Alhambra fue descubierta por el maestro de Rus, Mariano Fortunuy. La luz de Granada, su color, sus paisajes y sus temas le entusiasmaron hasta el punto que fija aquí su residencia desde 1870 hasta 1872, año en el que tiene que marcharse a Roma, señala Francisco Jiménez Rodríguez en el prólogo de esta publicación..