Mis padres se casaron el 21 de mayo de 1928 y el 22 hicieron el Bañuelo Monumento Nacional. Lo abrió al público D. Leopoldo Torres Balbás, arquitecto y conservador de la Alhambra. La casa no era para nosotros, era para una señora que se iba a casar y que vivía en las Chirimías, pero el novio se murió y entonces D. Leopoldo le dijo a mis padres que, si se casaban, se podían quedar ellos. Mis padres no podían casarse, porque no tenían nada, pero D. Leopoldo les convenció y les ayudó para que se casaran y se quedaron de caseros. El 22 de mayo ha hecho 76 años que vivimos en El Bañuelo. Hemos sido los primeros caseros y vamos a ser los últimos”.

Quién escribió ésto fue Conchita Segura, una de las vecinas cuyo estimonio de mujeres se recogió en el libro «El Albayzín contado por sus mujeres», editado por la Asociación de Vecinas y Vecinos Bajo Albayzín en colaboración con el Ayuntamiento de Granada en 2004.

Mis padres no podían casarse, porque no tenían nada, pero D. Leopoldo los convenció y les ayudó para que se casaran y se quedaron de caseros. El 22 de mayo ha hecho 76 años que vivimos en El Bañuelo. Hemos sido los primeros caseros y vamos a ser los últimos».

«El barrio del Albayzin ha experimentado en los últimos cincuenta años más cambios que en siglos anteriores. La memoria de estas últimas décadas permanece viva en sus gentes. En esta ocasión, las mujeres del barrio serán quienes nos hagan conscientes de los cambios acaecidos, y lo harán a través de recuerdos personales». Así presentaron este proyecto que nació gracias a una iniciativa de la muy dinámica Asociación de Vecinas y Vecinos Bajo Albayzín, en colaboración con el Ayuntamiento de Granada. Además de la publicación, se realizó un audiovisual, que puede verse en este enlace.

*La foto ilustra una de las páginas del libro