Con la solera de ser la peña flamenca más antigua del mundo, abrimos la puerta de una institución por donde han pasado todos los grandes: Morante, Camarón, Mairena, Carmen Linares…, por supuesto los ortodoxos pero también quienes exploran nuevos caminos, como Rocío Márquez, Chano Domínguez o Rafael Prodel. Por si fuera poco, en este Carmen se celebró el primer concurso de cante jondo de toda la historia. Intervinieron Federico García Lorca, Manuel de Falla, Andrés Segovia, Manuel Ángeles Ortiz y Zuloaga”

Por supuesto, La Platería está en el mapa mundial del flamenco”. Sentados uno junto a otro, en el patio del carmen del Albaicín donde está ubicada la Platería, Juan de Dios Vico y Antonio Idígoras Arroyo. El primero, presidente desde hace 5 años. El segundo, miembro de la junta directiva y “toda una institución del flamenco en Granada”, según aclara Vico mientras mira sonriendo al templado Idígoras. Ambos, junto al resto de los directivos, son la locomotora de una asociación cultural que nació en 1949 y que está viviendo una edad de oro “a La Platería”. En 2019 cumplirá 70 años. Ahí es nada. Eso sí: con una salud de chaval, sin achaque ninguno.

“En el 90% de las peñas hay 10-15 actuaciones al año. Nosotros celebramos 9 al mes. Además, todas las semanas organizamos cante, baile y guitarra, de jóvenes granadinos”. Así, Vico pone cifras a la doble programación que de manera sobresaliente tiene lugar en este rincón del barrio todos los sábados (sólo para socios) y jueves (público general).

Pero hay más números, unos 300 socios forman parte de esta asociación sin ánimo de lucro que tiene como misión la conservación, estudio y difusión del flamenco. En los últimos tiempos, además, con una importante inyección de juventud, gracias a las ventajosas condiciones que ofrecen a los menores de 25 años.

Más cifras, abultadas en este caso: 400 niños y adolescentes tuvieron contacto con el flamenco gracias a las visitas que organizan para estudiantes de Primaria, Secundaria y Universidad: “Vienen, los recibimos, les explicamos qué es la Peña, les enseñamos nuestro Museo y les invitamos a una actuación en el Salón del Cante. Allí, tres artistas de primer nivel hablan con los niños, les explican su forma de vida, les enseñan a diferenciar el flamenco del flamenquito y les invitan a cantar y a bailar. Esta actividad está siendo un éxito absoluto. Lo mejor de todo es que después los chavales que nos visitan se lo cuentan a la familia y amigos”.

De las centenas pasamos a los millares. El presidente de la peña lo tiene claro: “Una de las cosas más importantes de la Peña es lo que no se ve: tenemos unas 3.000 o 4.000 grabaciones en audio y vídeo, producido en la propia Peña. Todo ese material está organizado y catalogado en la Red Idea. Probablemente, y quitando al Instituto Andaluz del Flamenco, nadie tiene un fondo sonoro y audiovisual como el nuestro”.

Además de la cantidad, como no podía ser de otra forma, prima la calidad de su labor. En los últimos años La Platería ha recibido muchas distinciones: la Bandera de Andalucía, la Medalla de Oro de la Academia de Bellas Artes, el premio de honor de Actividad en el Aula, etc.

En este Carmen se celebró el primer concurso de cante jondo de toda la historia. Intervinieron Federico García Lorca, Manuel de Falla, Andrés Segovia, Manuel Ángeles Ortiz y Zuloaga.

Por si fuera poco, habitualmente acogen presentaciones de libros y discos sobre el género.

Incluso, han colaborado en la edición de libros con la Editorial Universidad de Granada. El último ha sido Manual del cante de Granada, de Miguel Ángel González.

También colaboran en la producción de discos. Alfredo Tejada, que es flamenco puro y que ha vivido muchos años en Granada, sacó su primer disco y la grabación la realizó en la actuación que hizo en esta Peña. Ha sido un éxito mundial, llegando a ganar la Lámpara Minera de 2017.

Pero, ¿todo esto tiene influencia en la salud que vive el flamenco en nuestra ciudad? Por supuesto. “En estos últimos años es muy difícil encontrar un solo evento flamenco importante, sea regional, español o internacional, de China a África, en el que no haya uno o más artistas granadinos. Existe una importantísima cosecha de artistas. Guitarras, baile, cantaores y cantaoras de primer nivel. Hay una racha muy buena”, asegura Vico.

Por si fuera poco, todo este patrimonio inmaterial está ubicado en un entorno mágico. “La relación con el barrio es muy buena. Tenemos socios albaicineros. Incluso, como soy profesor de Historia del Arte , he organizado varios recorridos por el barrio para los socios”, indica Vico.

Y, apostilla para completar, para despejar cualquier atisbo de duda de su ADN albaicinero: “Además, la mujer de Antonio es Teresa Cabrera, del Sacromonte, súper conocida en el barrio, igual que su hermano Curro Albaicín, que es socio de honor”.