ENGLISH VERSION

El Barrio del Albaicín fue declarado Patrimonio mundial de UNESCO en 1984. Un lugar único e imprescindible para cualquier visitante a Granada. Fundado a mediados del siglo 8 cuando Asap ben Abderrahman construyó una fortaleza en esta colina. Turistas internacionales llegan para ver las calles típicas y balcones repletos de macetas. Las vistas del castillo rojo desde este barrio convierte la zona en el lugar más atractivo para los que instagram.

Algunas de las vistas más bellas se aprecian desde las casas carmen. Los cármenes del albaicín son casas amuralladas con jardín propio. Muchos ahora son restaurantes con vistas impresionantes de la ciudad y la sierra nevada, son frecuentados por granadinos y turistas.

A pesar de tanto encanto hay preocupación entre los residentes del barrio. Los turistas no se dan cuenta que estas calles tan emblemáticas son parte de su vida cotidiana. Calles históricas que para unos son el camino al cole y para otros vecinos son las calles de la compra. Muchos han sido residentes durante años, varios generaciones de familias.. El Albayzin tiene colegios y pequeños comercios iguales que cualquier vecindad europea. Recientemente algunas familias se han marchado del barrio cansados de tantos visitantes extranjeros atascando las calles de su barrio.

Las complicaciones habituales que sufren los vecinos no se limitan a los grupos turísticos los fines de semana. Hay otras cuestiones que son más difíciles debido a la geografía del barrio, la recogida de basura, limitación de las plazas de parking o problemas de seguridad debida a la falta de espacio para coches patrulla.

Además, los propietarios de inmuebles deben adherir a la normativa de UNESCO para reparar o construir en el barrio. Así las obras suelen tardar más, incrementando costes de ejecución.

El Albaicín no es el lugar con más facilidades para la vida diaria. Calles empinadas, escaleras y callejuelas estrechas complican el tránsito para vecinos ancianos.

La tranquilidad y su encanto son la grandes ventajas del barrio. Tienes la sensación de estar lejos de la ciudad cuando realmente forma parte de Granada. Los vecinos del Albaicín gozan de un pueblo dentro de una gran ciudad.

Si la paz de los residentes se rompe por turistas que entran en propiedades privadas o sacan fotos de albaicineros pasando por la calle, poco a poco se cansarán

¿El Barrio del Albaicín sería igual de atractivo si solo tuviera Apartamentos Turísticos y tiendas de recuerdos?

Como viajeros debemos acordarnos del equilibrio entre turismo y la vida cotidiana. Cruzar esta línea es lo que no quieren los vecinos. Con calles estrechas que apenas admiten los coches actuales, tampoco las calles adoquinadas están diseñadas por grupos turísticos.

Hay varias maneras de conocer el Albaicín sin interrumpir la dinámica del barrio. Comer o cenar en unos de los restaurantes o visitar algún museo. El Carmen de Max Moureau, residencia del artista belga es un buen ejemplo. El convento de la concepción construido en 1523 también se puede visitar.

Los aljibes de la época medieval del barrio están repartidos por todo el Albaicín. Pozos subterráneos para abastecer los vecinos desde hace siglos. El más grande, Aljibe del Rey tiene capacidad para 300 metros cúbicos de agua. Construido en el siglo 11 hoy es un centro de visitantes. La Fundacion de Agua abre cada mañana para contar a los visitantes el sistema de los aljibes de granada.

Otros ejemplos como la muralla antigua del siglo 10 aún está visible, capillas e iiglesias con arquitectura barroca y reliquias antiguas guardadas desde hace siglos

Quizás la más destacable es la capilla en el Callejón de San Cecilio. Lugar del patrón de Granada San Cecilio esta ermita lugar emblemático para los granadinos, tiene parte del muro de la ciudad en un lateral de la capilla.

Siguiendo esta calle aparece la puerta a plaza larga, el Arco de las Pesas. Estamos en plena corazón del Albaicín, debajo de esta construcción del siglo 11 y también el lugar ponen el mercado semanal.

El arco de las pesas toma su nombre de la pesas que podemos ver en la fachada. Trucadas para pesar menos y engañar a los clientes en el mercado, se ponían a la vista como aviso a otros.

Dentro de la plaza esta Casa de Pasteles, un sitio típico donde tomar un helado o dulce. Tienen especialidades granadinas y muchos varian segun la epoca del año.

Si disfrutamos del barrio de la misma manera que los albaicineros, conoceremos el albaicín verdadero. Es un barrio donde pasear. Dejar atrás el coche de alquiler, sube en taxi hasta el barrio y bajar andando hasta plaza nueva.

O súbete al bus junto a los propios vecinos camino a sus casas.

Piccavey. Bloguera