Alhambra se llama su perro.
A los 14 años bailó en el Generalife por primera vez. Dijo entonces que él, de mayor, tendría que vivir en una casa del Albaicín.
“La granaína” era el nombre de la tienda que su madre regentaba en Zaragoza. Venía mucho de pequeño.

Bla bla